Sepia o Choco Gallego

18,7035,20

Reseñas

Descripción

Sepia o Choco Gallego

  1. Forma y Apariencia: La sepia o choco tiene un cuerpo ovalado y ancho, bordeado por una aleta. En su interior, posee una concha calcárea llamada “jibia”. Esta concha es responsable de uno de sus nombres comunes: jibia1.
  2. Brazos y Alimentación: La sepia presenta 10 brazos alrededor de su boca, dos de los cuales son más grandes y los utiliza para capturar presas. Se alimenta principalmente de pequeños peces, crustáceos y otros moluscos, paralizándolos con su saliva y troceándolos con su pico de mandíbula1.
  3. Mimetización y Cambio de Color: El choco nos fascina por su capacidad de mimetización. Gracias a sus cromatóforos, alterna bandas claras y oscuras en tonalidades que van desde el gris al marrón o al violeta. Esto le permite camuflarse en su entorno marino1.
  4. Reproducción: El choco es una especie dioica (sexos separados) que se reproduce en los meses de marzo y abril, en plena primavera. El macho corteja a la hembra y, tras un baile nupcial, se produce la fecundación de los huevos, que se depositan uno a uno entre algas u objetos del fondo. La hembra muere después del desove, y la sepia solo se reproduce una vez en su vida1.
  5. Hábitat y Calidad: Los ejemplares obtenidos en aguas de la costa gallega tienen una calidad superior gracias al hábitat donde se desarrollan. Estas aguas, de excelente calidad y riqueza de especies, influyen en las cualidades organolépticas del choco1.
  6. Captura Artesanal: En Galicia, las capturas de choco se realizan de manera artesanal mediante artes de pesca como nasas, trasmallos, miños, arrastre y poteiras. Estas prácticas respetuosas con el producto hacen que el choco sea muy demandado por la calidad de su carne, que se comercializa principalmente en fresco1.

Si deseas disfrutar de la auténtica sepia gallega, te invito a explorar recetas como el choco a la plancha, una preparación sencilla y deliciosa2. ¡Buen provecho! 🍽️👌