fbpx

Mejillones en escabeche casero

14 Abr 2021 | Recetas

Los mejillones son uno de los productos del mar que más se consumen. Muchos son los motivos: por su espectacular sabor, ya que representan muy bien el sabor a mar; por la gran variedad de recetas que podemos hacer con ellos y, como no, por su precio. Es un producto asequible y que siempre tenemos en la pescadería de confianza. En este caso, para que podáis disfrutar de este gran producto en casa, hemos seleccionado esta receta de mejillones en escabeche casero.

Es fácil de hacer, no necesitamos demasiados ingredientes y, sobre todo, es una receta tradicional. Hoy en día podemos encontrarlos en cualquier supermercado, tienda o ultramarinos en lata. El abanico de posibilidades es inmenso: desde las marcas más económicas hasta otras que trabajan de manera tradicional, mimando el producto, el acabado y el packaging.

Receta de mejillones en escabeche casero:

  • 2 kilos de mejillones gallegos
  • 1 vaso de aceite de oliva virgen extra
  • 1 vaso de vinagre de vino
  • 1 vaso de vino blanco (recomendamos albariño)
  • 1 cucharada sopera de pimentón de la vera dulce o semidulce
  • 2 dientes de ajo
  • 3 hojas de laurel
mejillones al vapor citonella

Cómo preparamos estos mejillones en escabeche casero:

1. Limpiamos los mejillones debajo del grifo.

Con un cuchillo, se rascan las impurezas y se arrancan las barbas. Se descartan los que estén rotos o abiertos. Los mejillones frescos deben estar abiertos un milímetro o dos y cerrarse al intentar abrirlos.

Déjalos unos minutos con agua fría y dale unas vueltas.

2. Abre al vapor los mejillones

En una olla grande, pon un vaso de vino blanco, dos hojas de laurel y los mejillones. Tapa la olla y lleva a ebullición a fuego fuerte. Una vez que hierva, podemos dejarlos dos minutos sin retirar la tapa.

Una vez pasen los dos minutos, retiramos del fuego y escurrimos los mejillones. Cuela y reserva medio vaso del agua de la cocción. El resto puedes guardarlo en el congelador para hacer un arroz de marisco.

Una vez escurridos los mejillones, sepáralos de las conchas. Hazlo con cuidado, para que no se deshagan. Puedes ir colocando los mejillones en frascos de cristal o en el recipiente en el que los quieras conservar.

3. Elaboramos el escabeche

Para elaborar el escabeche, ponemos en una sarte el vaso de aceite de oliva a fuego fuerte con los ajos y una hoja de laurel.

Cuando el ajo esté dorado, retira del fuego y añade el pimentón. Remueve rápidamente con una cuchara de madera para que no se queme. Saca del fuego, añade el vinagre y el agua de la cocción de los mejillones y remueve.

Con esta mezcla, cubre los mejillones. Es importante que queden bien cubiertos de líquido para que se conserven bien y adquieran el sabor.

Espera a que esté a temperatura ambiente para poder meterlo en la nevera. Resérvalo 24 horas antes de comerlos.

Consejos para elaborar mejillones en escabeche casero:

-Se pueden consumir casi desde que enfrían. Aunque pasada unas horas están mejor.

-Conservados en un tupper de cristal bien cerrado, siempre que la vinagreta cubra los mejillones, duran unos 5 días.

-Unas horas antes de servirlos es conveniente sacarlos del frigorífico para que estén a temperatura ambiente.

Conservarlos durante más tiempo

Si además deseas que tus mejillones en escabeche se conserven durante largo tiempo para poder comerlos en cualquier momento, gracias a Isabel, de la Cocina de Fabrisa puedes aprender cómo envasar correctamente.

  1. Los frascos de cristal se deben lavar y esterilizar en agua hirviendo durante 5 minutos. Han de tener tapa hermética y, aunque se pueden utilizar frascos ya usados si los limpiamos bien, hay que tener cuidado con las tapas. Si tiene abolladuras o están oxidadas, no servirán.
  2. Una vez los tarros se hayan rellenado, se presiona el producto, pero se dejan de 2 a 3 centímetros sin llenar, ya que el contenido se expande tras la cocción. Después, se cierran herméticamente y se ponen en una olla con agua al baño maría. En el fondo de la olla colocaremos un paño de cocina, de ese modo protegemos el cristal del contacto con la superficie del fondo de la olla, que puede calentarse demasiado y hacer estallar el cristal.
  3. El agua debe cubrir totalmente los botes y deben cocer durante unos 15 minutos. Puede ser más tiempo, pero nunca menos. Con este paso se producirá el envasado al vacío.
  4. Los frascos tienen que permanecer dentro de la olla hasta que adquieren la temperatura ambiente. Se retiran cuando estén templados y se dejan terminar de enfriar totalmente boca abajo para favorecer el completo sellado del bote. Si al dar la vuelta a los botes, estos sueltan líquido, es que no han quedado bien cerrados. Debemos ajustar la tapa con firmeza y repetir el proceso desde el principio.
  5. Etiquetar con la fecha de envasado y nombre del producto y se guardará preferiblemente en un lugar cerrado y oscuro como puede ser una despensa.

Consejos para el vacío:

-Es recomendable consumir las conservas durante el año siguiente a su elaboración, aunque suelen aguantar más tiempo.

-Los frascos sirven de un año para otro, pero las tapas conviene comprarlas nuevas.

Las conservas caseras son siempre una buena idea para tener algo preparado por ti mismo para consumir en cualquier momento y también son un gran detalle para regalar a amigos y familiares. Por eso te animamos a que pruebes a hacer tus propias conservas de mejillones en escabeche.

Puedes comprar mejillón gallego fresco en nuestra web:

Artículos relacionados

¡Alegra tus cenas con Tortillitas de Camarones!

Llegar a casa y descansar es todo lo que uno desea tras un largo día de trabajo fuera. Pero a veces esto se complica por la necesidad de organizar algunas tareas como: recoger todo lo que dejamos por medio por la mañana, poner una lavadora o hacer la cena. Bien, ¡pues...

Cigalas al horno, un placer

Pocas cosas están tan buenas como un plato de marisco. Y si se trata de unas auténticas cigalas de Galicia el éxito está asegurado. Es común que al pensar en recetas de cigalas, la primera idea que surja sea un preparar un buen arroz. Pero en la cocina gallega hay una...

Berberechos en Salsa Verde

El Berberecho gallego es carnoso y tierno. Se caracteriza por ofrecer un bocado de frescor salado a quien lo prueba. Porque ninguna otra especie de berberecho tiene un tamaño tan grande y una textura tan jugosa. Es tan suave, que se puede comer crudo o simplemente...

Abrir chat