Cómo cocer cigalas gallegas

15 Dic 2022 | Actualidad, Productos

Comer marisco es toda una delicia y en determinadas fechas se convierte en uno de los platos estrella. Si este año has decidido apostar por este crustáceo, pero no sabes cómo cocer cigalas gallegas, no debes preocuparte.

Desde Mariscos Gallego vamos a explicarte de manera detallada cómo preparar este marisco tan delicioso para que te queden unas cigalas en su punto.

Y es que este decápodo similar a una langosta, pero con un tamaño inferior, cuenta con un gran sabor, pero su carne es delicada y debe cocinarse de manera correcta para poder obtener el mejor sabor y textura posible.

Por tanto, no te pierdas ningún punto de este artículo y conviértete en todo un experto

Cómo cocer cigalas

Lo primero que te vamos a explicar es cómo cocer cigalas.

Aquí, hay que tener en cuenta varios factores, ya que la cocción no es un “trámite” genérico, sino que dependerá mucho de si las cigalas son frescas o congeladas y dependerá también mucho de su tamaño.

Por tanto y como queremos cubrir toda la información para que no tengas dudas, te explicaremos paso a paso según las distintas características

Cocer cigalas frescas

Si quieres cocer cigalas frescas, lo primero que tendrás que hacer es llenar una olla con agua y echar entre 60 y 70 gramos de sal por cada litro de agua.

Aunque lo ideal es cocer las cigalas en agua de mar, sabemos que eso es complicado, por lo que tendrás que salarla con esa proporción.

No obstante, en algunos supermercados venden agua embotellada de mar que cumple una función estupenda. Eso ya depende de ti.

Aparte de la sal y el agua, echa 2 o 3 hojas de laurel para que aporte aroma.

Bien, es el momento de cocer las cigalas. Al ser frescas, pueden estar vivas o muertas.

Si están vivas, debes echarlas en el agua fría y ponerla a calentar.

De lo contrario, esperaa  que el agua empiece a hervir.

Cuece el tiempo que te vamos a especificar más abajo y sácalas.

Ten un recipiente con agua y hielos e introduce las cigalas para cortar la cocción.

De esta manera, no se pasarán

Tiempo de cocción cigalas frescas

En la actualidad, podemos comprar cigalas frescas de tamaños muy variados y es por ello que cada tamaño debe contar con un tiempo específico para poder conseguir el punto perfecto.

Por tanto, te indicamos los minutos de cocción dependiendo de su calibre.

Cocer cigalas pequeñas

Las cigalas pequeñas tienen un peso inferior a los 100 gramos

Sigue los pasos anteriores y cuando eches las cigalas pequeñas en el agua hirviendo mantenlas hirviendo 90 segundos.

Después, ponlas en agua fría y hielos.

Recuerda que, si están vivas, debes ponerlas en agua fría antes de que hierva y en cuanto se inicie la ebullición, contar esos 90 segundos.

Cocer cigalas medianas

Las cigalas medianas pueden tener un peso de entre 100 y 125 gramos.

En este caso, sigue exactamente todas las indicaciones explicadas y deja que hiervan entre 110 y 120 segundos.

Retira a agua fría y hielos.

Cocer cigalas grandes

Se pueden considerar cigalas grandes aquellas que cuentan con un tamaño de entre 125 y 175 gramos.

El tiempo de cocción no debe superar los 150 segundos, o lo que es lo mismo, 2,5 minutos.

Cocer cigalas extra grandes

Si en tu caso has decidido comprar cigalas premium y extra grandes que tienen un peso aproximado de entre 175 y 250 gramos, entonces tendrás que mantenerlas en agua hirviendo algo más de 3 minutos.

Calcula que estarán en su cocción perfecta una vez pasados 200 segundos.

No obstante, si justo pesan ¼ de kilo cada unidad, con 3,5 minutos estarán en su punto justo.

Ahora bien, ten en cuenta que estos tiempos pueden variar levemente debido a muchos factores.

Un consejo que podemos darte es que, si el color de las cigalas no ha cambiado a un naranja intenso una vez pasado el tiempo indicado, entonces déjalas unos segundos más.

Sucede igual que con los langostinos. Cuando cambian a un color anaranjado es cuando ya están cocidos.

Cocer cigalas congeladas

Si por cualquier razón deseas cocer cigalas congeladas, aquí tendrás que tener en cuenta que el tiempo de cocción aumenta al estar el crustáceo congelado.

Por tanto, lo que debes hacer primero es revisar el tamaño de las cigalas. Si todas tienes más o menos el mismo calibre, entonces podrás cocerlas de una sola vez. De lo contrario, haz grupos para que cada uno tenga su punto exacto de cocción.

Una vez que tengas todo organizado, pon al fuego una olla con suficiente agua para cubrir las cigalas y 60 gramos de sal por litro.

Puedes añadir unas hojas de laurel e incluso unas bolas de pimienta.

Mientras la llevas a ebullición, lava muy bien las cigalas.

Cuando el agua esté hirviendo, echa las cigalas y como se romperá el hervor, cuenta 3 minutos desde que empieza a hervir de nuevo para cocer cigalas de tamaño pequeño.

Si son medianas, entonces bastará con 4 minutos.

En el caso de las grandes o extragrandes, calcula entre 5 minutos y 5 minutos y medio.

Saca y corta la cocción introduciéndolas en un bol con agua y hielo.

Cómo descongelar cigalas

Hay muchos tipos de descongelación, pero si quieres saber cómo descongelar cigalas de manera correcta, la única forma es hacerlo muy poco a poco.

Con esto nos aseguraremos obtener el mejor producto posible.

Y para ello, lo único que tienes que hacer es ponerlas en un recipiente o plato, cubrirlas con un paño ligeramente húmedo (siempre y cuando tengan su cáscara) y meterlas en el frigorífico para que se descongelen muy poco a poco.

Dependiendo del tamaño, pueden tardar más o menos, pero su tiempo no será superior a las 12 horas.

Diferencia entre cigalas frescas y congeladas

Siendo sinceros, podemos encontrar algunas diferencias entre cigalas frescas y congeladas.

Y es que es indiscutible que tanto el pescado como el marisco fresco se caracteriza por un sabor y textura óptima.

No obstante, eso no quiere decir que las cigalas congeladas no sean un gran producto, ni mucho menos.

De hecho, es muy habitual comprarlas frescas y congelarlas para poder contar con ellas en fechas señaladas, ya que salen más económicas y nos aseguramos de no quedarnos sin ellas.

Ahora bien, si tuviéramos que indicar alguna diferencia, es que una cigala fresca tiene una textura insuperable y un sabor profundo y salino.

Una congelada, mantiene sus propiedades y un gran sabor y textura, pero sin llegar a la fresca.

En conclusión, ambas son grandes opciones dependiendo de las circunstancias. Lo importante es degustar unas deliciosas cigalas gallegas ya sean frescas o congeladas desde mariscos gallego queremos darle las dos opciones.

Artículos relacionados

Bivalvo Almeja de carril

La almeja de carril es un tipo de molusco bivalvo muy apreciado por la alta gastronomía. No es el tipo de almeja más conocida, pero quienes la han probado se han visto gratamente sorprendidos por su intenso sabor. Desde Mariscos Gallego,...