fbpx

Centolla gratinada al horno con lacón y camarones

7 Nov 2020 | Recetas

¿Cómo preparar una centolla gratinada al horno? Noviembre es de los meses que menos gustan del año. Estamos con vistas a la Navidad y todavía no nos adaptamos al frío. Pero este mes esconde uno de los tesoros gallegos más esperados por los fans y amantes del marisco gallego: la centolla. Y es que a partir del 8 de noviembre se abre la veda de este producto y comienza la campaña de la centolla gallega de la ría.

Este producto es fantástico. Su sabor y calidad es inigualable. Es uno de los productos más demandados en la campaña de Navidad, época en la que más marisco se consume. La familia se sienta a la mesa para disfrutar y compartir un momento con una buena selección de marisco. Pero no tenemos por qué esperar para degustar este manjar.

Los más fans de la centolla de la ría la disfrutan habitualmente de este producto cocido. Si se respeta el tiempo de cocción, bien cocida y preparada está deliciosa. Pero para los más foodies y sobre todo los más cocinitas, os dejamos esta receta de centolla gratinada al horno con lacón y camarones.

En esta receta hemos mezclado un par de productos gallegos interesantes: el lacón, que no falta tampoco en los platos más tradicionales del interior para épocas estivales, y los camarones. Una elaboración para triunfar estas Navidades. Sigue los pasos que te dejamos a continuación:

Ingredientes para 4 personas

  • 1 centolla fresca
  • 250g de camarones
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 150g de lacón
  • 1 vaso de vino blanco
  • 200ml de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de harina
  • Pimentón dulce
  • 2 vasos de agua de cocción del marisco o fumet de pescado
  • pan rallado
  • Sal
  • Laurel
  • Perejil al gusto
centolla gratinada al horno con lacón y camarones
Así nos ha quedado esta centolla gratinada al horno con lacón y camarones. Para decorar, hemos puesto un aceite de perejil

¿Por dónde empezamos esta centolla gratinada al horno?

1. Cuece el marisco

Si compras el marisco fresco, cuécelo primero. Para hacerlo correctamente te recomendamos que sigas las indicaciones que te dejamos en nuestra guía de cocción de mariscos. Ten en cuenta el peso del producto para calcular el agua y la sal, además del tiempo de cocción. Recuerda que para ganar en sabor, lo mejor es que te decantes por marisco gallego de calidad.

Si lo prefieres, nosotros te podemos enviar el marisco cocido. Solo debes seleccionar cómo lo quieres cuando lo compres en nuestra tienda online.

Si lo cueces en casa, no tires el agua. Un poco lo usaremos más adelante para incorporar en la receta. El resto puedes guardarlo en la nevera o en el congelador. Te servirá para añadirle más sabor a mar a tus arroces, guisos, risottos, croquetas de pescado, etc.

2. Prepara el marisco

Deja enfriar la centolla y los camarones. En cuanto estén fríos, manos a la obra:

  • Pela los camarones. Puedes aprovechar las cáscaras y las cabezas para hacer una sopa o una salsa.
  • Quítale las patas a la centolla. Con la ayuda de una tenaza, aprovecha bien la carne que hay en su interior.
  • Abre el caparazón de la centolla y aprovecha bien toda la carne que tiene en su interior. Limpia bien el caparazón y resérvalo para usar al final.

3. Empezamos con el relleno de la centolla gratinada al horno

Pela y trocea las cebollas y los ajos. Debes hacer trozos pequeños, lo que en cocina profesional llaman mirepoix, para que no se noten en el relleno final.

Trocea el lacón. Nosotros como buenos gallegos hemos escogido lacón de cerdo salado. Pero puedes ponerle lacón de embutido que venden en las charcuterías. Otra opción es cambiarlo por jamón, que ya puedes comprar en dados. Ten en cuenta el salazón de estos productos.

Pon en una sartén o pota el aceite de oliva virgen extra. En cuanto está caliente, añade el ajo y la cebolla para pochar. En unos diex minutos debería estar listo. Añade el lacón (o la selección que hayas hecho). Y remueve para que se mezclen los ingredientes y los sabores bien.

En cuanto tengas la carne cocinada, añade pimentón, deja unos segundos, y ponle el vino blanco. Mantén la temperatura para que se evapore el alcohol y reduzca el líquido poco a poco. Ten cuidado de que no se queme o pegue. Si vas a ponerle el perejil, añádelo en este instante. En Galicia somos mucho de cocinar con perejil, nos encanta.

La calidad de los productos siempre marcará el sabor final del plato. Recuerda comprar marisco gallego y hortalizas frescas

Cuando veas que ya se ha evaporado casi todo el líquido, añade las dos cucharadas de harina. Remueve bien para que se tueste un poco la harina pero que no se te pegue. Hay que prestar atención a este paso para que no se queme la harina, pero que se cocine. Si no, el relleno tendrá sabor a harina.

Cuanto esté bien integrada la harina, añade el caldo de la cocción del marisco y deja que reduzca a fuego medio. Este proceso es idéntico a sí elaborases una bechamel para unas croquetas. Tiene que quedar una textura tipo crema. Apara el fuego.

A continuación, toca añadir el marisco que hemos preparado previamente: los camarones pelados y la carne de la centolla gallega. Remueve todo con cuidado para que se mezcle bien el marisco. Este proceso recuerda hacerlo con el fuego apagado ya que se acabará de cocinar en el horno.

4. Rellena el caparazón de la centolla, ¡y al horno!

Antes de nada, precalienta el horno a 200ºC. Luego, rellena el caparazón de la centolla gallega con el relleno que has hecho. Cuando no te quepa más, añade pan rallado por encima, para cubrir bien. Esta capa mantendrá dentro el sabor y evitará que se seque el relleno.

Si te sobra relleno, puedes ponerlo en conchas de vieira o recipientes de barro. Harás centolla gratinada al horno pero en otra superficie. Añade también pan rallado por encima.

Mete la centolla al horno en la posición del medio a 180ºc durante 10 minutos. Queremos que le de un toque de calor y que se tueste el pan rallado. Tened cuidado de que no se queme.

En cuanto pase el tiempo, sirve inmediatamente para que no enfríe. Ten cuidado de no quemarte tú ni el resto de comensales. Lo mejor es que pongas una cuchara en el plato o fuente de presentación para que se sirvan su ración.

Curiosidades para ahorrar dinero y aprovechar el marisco

  • Todos sabemos que después de las cenas de Navidad y/o fin de año quedará en la nevera restos de marisco, por lo que esta receta es perfecta para aprovecharlos.
  • Ten en cuenta a la hora de planificar las comidas, que normalmente hay personas que no toman determinadas partes del marisco, como las patas de las cigalas o de las nécoras. Anteponte a esta situación y aprovecha la carne de estas para elaborar este plato.
  • También es una opción perfecta para usar los descartes de ciertos mariscos que no se suelen utilizar en otras recetas.
  • Puedes substituir la centolla por un buey, aunque el sabor no será el mismo.
  • Si te apetece hacer raciones individuales, puedes emplatarlo en conchas de vieiras y gratinarlas en el horno para servir a cada persona su ración.
  • ¿Tienes un presupuesto limitado y sois muchos? Pues compra una centolla y otro marisco más económico. Haz todo el relleno y luego sírvelo en vieiras.
para hacer esta centolla gratinada al horno hemos escogido centolla gallega fresca con símbolo de calidad

Curiosidades de la centolla gallega

  • El centollo o centolla se considera uno de los manjares del mar, marisco propio de Galicia y otras zonas del Cantábrico y Mediterráneo.
  • La centolla gallega se distingue de la de importación, a primera vista, por su color oscuro y tirando a rojo frente al tono tirando a blanco de las foráneas.
  • La centolla gallega tiene un tamaño mínimo de 10 cm y puede alcanzar más de 4 kg.
  • Tanto el centollo como la centolla de Galicia son muy sabrosos, pero existen grandes diferencias el paladar entre ellos. Siendo la centolla la poseedora de los llamados matices corales, que la convierte en un producto diferente en el mundo.
  • La mejor manera de prepararlos es cocerlos en agua salada. Aunque los más atrevidos disfrutan de este marisco gallego en otras elaboraciones como esta que os acabamos de presentar.
  • Para maridar este producto, el mejor vino es el albariño. Es un vino blanco, amplio, seco, muy ligero y delicioso. Son intensamente frutales cuando son jóvenes, pero se amplían a matices complejos cuando evolucionan en botella. En nuestra web también puedes llevarte un vino albariño con tu compra para maridar nuestro marisco gallego.

Puedes comprar centolla gallega fresca en nuestra tienda online. Disponemos de varios formatos para que escojas el que más se adapte a tus necesidades:

  • grande (1,2 kg-2 kg)
  • mediana (0,8 kg-1 kg).

También puedes disfrutar de nuestro centollo cocido de importación.

Artículos relacionados

Percebes cocidos en agua de mar

Estamos ante el marisco más icónico da nosa terra. El Percebe Gallego es tan valorado por los amantes de la buena cocina, como respetado por quienes aún no lo han probado. Su apariencia y escasez, le colocan en el primer puesto de la curiosidad culinaria. Despertando...

¿Sándwich de marisco? Este es nuestro TOP5

¿Y si picamos algo nuevo? Después de todo el día de trabajo lo que más apetece es una cena rica y fácil de preparar. Y qué mejor opción que un sándwich de marisco a base de productos del mar. Como con esta excelente selección de panes. Ideales para acompañar con una...

Crema de cigalas

A la hora de cocinar cigalas suele haber en el imaginario colectivo dos maneras de elaborarlas: o cocidas o a la plancha. Es como si no se pudieran elaborar otras recetas con este marisco. La realidad es que servir unas cigalas cocidas o pasadas por la...